Galette de higos

25.08.2019

Llegó la temporada de higos y mis padres me han traído unos cuantos recién recogidos de su higuera, así que hay que ponerle remedio y cocinarlos antes de que se estropeen. Aunque puedes comerlos a bocados, he pensado que estaría bien preparar un postre, pues están tan dulces que prácticamente no hay que añadirles azúcar. Si os parece una buena propuesta os dejo la recetita con la masa quebrada casera, aunque se puede sustituir por masa comprada, y podéis utilizar la fruta que os guste más.

Los higos son ricos en vitaminas B y C, y contienen fósforo, cloro, potasio, magnesio y hierro.

Ingredientes:

  • 250 gr de harina de trigo
  • 50 gr de almendra molida
  • 50 gr de azúcar blanco
  • 125 gr de mantequilla sin sal fría
  • Una yema de huevo
  • 3 cucharadas de agua fría
  • 450 gr de higo
  • 3 cucharadas de azúcar moreno
  • Ralladura de un limón
  • Una cucharada de extracto de vainilla
  • Un huevo para pincelar

Elaboración:

Lo primero que haremos es pelar los hijos y partirlos en cuatro trozos cada uno, los vamos incorporando en un cuenco. Le añadimos el azúcar moreno, el extracto de vainilla y la ralladura de limón. Mezclamos bien, tapamos el cuenco y lo guardamos durante una hora para que la fruta macere bien.

Por otro lado preparamos la masa quebrada. En otro cuenco tamizamos la harina, le incorporamos la almendra molida y el azúcar blanco, mezclamos bien. Añadimos la mantequilla a dados y batimos a velocidad baja hasta que nos quede una textura arenosa.

Incorporamos la yema de huevo y mezclamos bien hasta que quede bien integrado. 

Añadimos una cucharada de agua fría y batimos, añadimos otra cucharada de agua y volvemos a batir, y repetimos con una tercera cucharada. Veréis que la masa queda más compacta, si no fuera así podéis añadirle un poco más de agua.

Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en film y la dejamos reposando en la nevera durante una hora.

Pasado el tiempo de reposo, colocamos la masa entre dos láminas de papel de hornear y con la ayuda de un rodillo la extendemos en forma circular con un grosor de unos 6 mm.

En el centro añadimos la fruta, dejando un buen margen de masa libre en los laterales.

Doblamos la masa hacia dentro, formando un saquito de fruta. No importa que la masa se rompa un poco, porque es un postre rústico y quedará bonito.

Pincelamos los bordes de la masa con yema batida.

Horneamos durante 30 minutos a 175 grados.

Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Si queréis podéis adornarla espolvoreando un poco de azúcar glas por encima, yo prefiero no ponerle para no aumentar el nivel de azúcar.

Si te gustan estas recetitas puedes seguirme por Facebook y Instagram.

Hasta el próximo domingo!!! Besitos itos. 

Fuente: esta es una recetita de Quiero Cupcakes